viernes, 26 de junio de 2009

GRECIA, ALBANIA Y KADARÉ


Acabo de leer una entrevista al escritor albanés Ismail Kadaré con motivo de su reciente proclamación como
Premio Príncipe de Asturias de las Letras 2009. No ha dejado de sorprenderme el hecho de que periodista y entrevistado dediquen gran parte de su diálogo a las relaciones greco-albanesas, tratando temas como la situación actual de la población de origen griego en el sur de Albania (es decir, en el Epiro del Norte), la conversión en griegos de dos millones de albaneses o el supuesto malestar griego por el advenimiento en Albania de un régimen democrático. Debo señalar que Kadaré es natural de Gjirokastra (Αργυρόκαστρο), a tan sólo 36 kilómetros de la frontera griega. He aquí algunos fragmentos de las declaraciones del escritor albanés que creo pueden resultar interesantes:

"[El número de griegos ] hoy es muy reducido. Puede ir al sur, visitar esos pueblos y ver dónde hay una aldea griega y dónde hay una albanesa, porque Albania no ha hecho nunca una política de asimilación, nunca intentó destruir la composición étnica de estas zonas. Son pueblos étnicamente puros desde hace siglos. Si los albaneses hubieran querido, hubieran podido introducir población albanesa. Así que allí, todo el mundo sabe en qué valles están los griegos, hacia el interior, porque ni siquiera están en la frontera".

"... yo estoy completamente de acuerdo en que los griegos deben recibir todos los derechos que dispensa la Carta internacional a sus escuelas, a su cultura, en su máxima expresión. Dicen que han estado perseguidos por la religión, pero la religión estaba prohibida en toda Albania: musulmanes, católicos y ortodoxos, era una desgracia no sólo de los griegos sino de todos los albaneses".

"Grecia simplemente convirtió en griegos a todos los albaneses o los expulsó. Si va usted a Grecia y husmea un poco, podrá ver rastros albaneses por todas partes; no hay cien mil, hay alrededor de dos millones de albaneses. Y no lo digo yo; me lo ha dicho un gran escritor griego, Vasilis Vasilikós, que vive en París, si no no lo creería. Un día le decía que hay muchos albaneses allí y él me paró: "Ismail, ¿cuántos griegos de origen albanés crees que hay?" Yo le dije: "No sé, algunos cientos de miles". Y él me interrumpió: "Dos millones". ¿Lo ve? Y nunca hubo ningún problema. Sin embargo, la manipulación que se está haciendo hoy de esas pequeñas aldeas griegas del sur es muy triste."

"Yo tengo una gran admiración por la cultura griega. Nadie puede decir que yo sea un anti griego. He escrito sobre la cultura griega con la misma admiración que sobre la mía, incluso mayor. Mi libro "Esquilo" es muy conocido, está publicado también en Grecia. Si alguien ha escrito con tanta consideración sobre una civilización no se puede decir que sea anti griego. Yo creo que Albania y Grecia deben ser aliados naturales, son los pueblos más antiguos del Balcán, así que no hay ninguna razón, salvo la especulación política, para tener litigios".


Gjirokastra (Αργυρόκαστρο)

"¿Por qué cuando Albania era comunista Grecia tenía unas buenas relaciones? Desde que Albania ha entrado en la democracia, Grecia ha empezado con los problemas. Albania esperaba de Grecia una cierta comprensión, ahora somos de la misma familia Europea. ¿Por qué de inmediato esa hostilidad? Pienso que es deshonesto. Grecia debería alegrarse de que Albania sea libre. Es como esos vecinos que se molestan porque te va mejor y has comprado un coche."

"Esta es una moda que ha surgido en Grecia: una especie de atracción por ir hacia Oriente en vez de hacia Occidente, pero yo no creo que sea realmente un deseo del pueblo griego, sino más bien fruto de la especulación entre partidos".

"Los albaneses dicen que los griegos (la minoría del sur) son 60.000 y los griegos dicen que son 400.000. O sea, ni siquiera para las cifras son capaces de ponerse de acuerdo, y las cifras se pueden verificar. Bastan dos días, ¿entiende? Hasta las cosas que son evidentes no son capaces de aceptarlas. Así que hace falta un tercero que venga y diga: "Ustedes hasta aquí y ustedes hasta allí, y sus derechos son éstos".


Podéis acceder a la entrevista completa pinchando aquí.


domingo, 21 de junio de 2009

ΚΑΛΟ ΚΑΛΟΚΑΙΡΙ - FELIZ VERANO

Barco en Batsí (Andros), agosto de 2008


PERLAS CHIPRIOTAS

Anoche me dejé caer sobre mi ya famoso sofá de terciopelo rojo Burdeos, con el ventilador a toda marcha y bien encarado, cual estrella eurovisiva, con los auriculares inalámbricos sintonizados con knossosfm.gr. Escuchaba, una tras otra, un rosario de cancioncillas light, de esas de escuchar y olvidar, hasta que me topé con el tema que hoy os dejo en este post.

Era la voz de mi admirado Jatsiyiannis cantando una de sus habituales canciones melancólicas de amores perdidos.
La canción se me quedó agarrada de tal manera que, vencido por la curiosidad, me levanté y pegué mi nariz a la pantalla del ordenador con el ánimo de saber si la estrella de Chipre había elaborado también un videoclip del tema. Y finalmente encontré el vídeo; pero mi sorpresa fue mayúscula cuando comprobé que no era Jatsiyiannis quien cantaba, sino otra perla chipriota desconocida por mí hasta el momento: Yorgos Papadópulos.

No habla la canción del verano, sino de amores que ya no volverán, de llorar a mares, de barcos que regresan de la nada... pero me pareció tan hermosa que con ella quiero desearos a todos que paséis un verano magnífico e inolvidable.


video
Yorgos Papadópulos - "Mares"

Recordaré con el sol en la mañana
que fuiste alguna vez para mí la luz del día.
Recordaré con el sonido de la lluvia
que cuando te marchaste un día lloró también el cielo.

No preguntes, pues, por mí.
No regreses al pasado.
Yo por ti...
Si canciones escribo
y si mares lloro
por ti.
Atrás no regresaré
a pedir besos perdidos.

Recordaré que los bellos momentos
se han perdido para nosotros en el ayer
y no vendrán de nuevo.
Recordaré que los viejos amores
son barcos que regresan de la nada.

No preguntes, pues, por mí...


Καλό Καλοκαίρι! - ¡Feliz verano!


sábado, 20 de junio de 2009

LLEGÓ EL GRAN DÍA PARA EL NUEVO MUSEO DE LA ACRÓPOLIS


El gran sueño de Melina Mercuri, la última diosa griega, está un poco más cerca de convertirse en realidad. El Nuevo Museo de la Acrópolis, espacio especialmente ideado para albergar los mármoles del Partenón, se inaugura hoy mismo en Atenas. La inexistencia en la capital griega de un lugar adecuado para la exhibición y conservación de los frisos ha sido durante años la principal excusa británica para no devolver a Grecia las históricas piezas. Superado este obstá
culo con la construcción del nuevo museo, el British Museum ofreció un humillante préstamo temporal de los mármoles a cambio de que Grecia reconociera que son propiedad de la institución londinense. Menos mal que Samarás, el ministro griego de Cultura, dijo que eso sería "como legalizar el expolio llevado a cabo por Thomas Elgin", porque de haber aceptado la propuesta inglesa, Melina se habría revuelto en su propia tumba y Atenas entera se habría visto sacudida por un terremoto político y quién sabe si también natural, que Melina es una diosa y ya se sabe que los dioses no se andan con bromas a la hora de expresar su ira. Si los mármoles regresan algún día, que sea para siempre.


A lo que iba: que hoy tenemos inauguración en Atenas por todo lo alto. El presidente Papulias será el anfitrión del acto al que asistirán destacadas personalidades de todo el mundo, jefes de Estado y de Gobierno (entre ellos, si no estoy mal informado, el turco), ministros y altos funcionarios de organizaciones internacionales. El acto, con un par de sorpresas anunciadas incluídas, comenzará a las 20:00 (hora local), o sea, a las 19:00 (hora de Madrid), y los lectores de este blog lo podéis seguir en directo pinchando aquí.


El Nuevo Museo de la Acrópolis, que pude visitar parcialmente el pasado verano, es un enorme edificio de vidrio, hierro, cemento y mármol situado a los mismos pies de la roca sagrada, casi pegado a la Embajada de España. No exento de críticas y polémicas, el nuevo museo se constituye como uno de los primeros símbolos de la Grecia del siglo XXI .


Diseñado por el arquitecto franco-suizo Bernard Tschumi (quien por cierto sugirió la demolición de los edificios que median entre el nuevo museo y la colina de la Acrópolis), el Nuevo Museo de la Acrópolis ofrece, desde su interior bañado en luz, una incomparable vista panorámica sobre el Partenón. Se compone de tres plantas, alcanzando una altura máxima de 23 metros, y dispone de más de 14.000 metros cuadrados de espacio de exposición.


Las primeras excavaciones para la construcción del museo, en 1999, dejaron a la luz la existencia de importantes restos arqueológicos que fueron motivo de una gran polémica, con acciones judiciales incluídas, sobre la conveniencia de encontrar otra ubicación al edificio. Finalmente, el proyecto de Tschumi incluyó un sistema para integrar esos restos, que se pueden ver a través del suelo transparente del museo.


En la primera planta se hallan expuestas cerámicas, bajorrelieves y esculturas provenientes de los lugares de culto ubicados originalmente en las vertientes de la Acrópolis.


Una rampa de vidrio, custodiada por las cariátides del Erecteión, nos permite acceder a la segunda planta, en la que se exponen esculturas arcaicas (de entre los años 800 a 500 a.d.C) del Erecteión, el templo de Atenea Niké y de la entrada monumental del templo: los Propileos.


La tercera planta es el punto culminante del edificio, allí, según el director del museo, Dimitris Pantermalis, "la luz natural revela los colores y el volumen plástico de los frisos, las metopas y los frontones del templo". Tras una serie de negociaciones, los arqueólogos griegos optaron por la reconstrucción del friso del Partenón gracias a la integración de algunos vestigios conservados en Atenas y copias de algunas placas, cuyos originales se encuentran en el Museo Británico de Londres.


Aunque nunca olvidaré el encanto del antiguo Museo de la Acrópolis (un museo cuya visita era inexcusable cada vez que me dejaba caer por Atenas), confío en que el Nuevo Museo acabe por convencer a los directivos del British Museum de la necesidad de que los frisos del Partenón vuelvan a estar bañados, en esa tercera planta, por la simpar luz del Ática. Seguro que entonces Melina, la última diosa griega, bajará del Olimpo, cuando se haya marchado el último visitante, y vagará, complacida, entre los mármoles y las estatuas del nuevo museo.


video
Nuevo Museo de la Acrópolis
Construcción y traslado de las piezas


Fuentes:
bbc.co.uk
tanea.gr
abc.es
diario.com.mx

Algunos artículos interesantes:
¿Debe el Museo Británico devolver las joyas griegas?
Un Partenón de cristal para los mármoles exiliados
Δημοσίευμα του περιοδικού Newsweek για το Νέο Μουσείο Ακρόπολης


viernes, 19 de junio de 2009

NUEVA WEB DEL MUSEO DE LA ACRÓPOLIS


Desde el pasado lunes, día 15, está en funcionamiento la web del Nuevo Museo de la Acrópolis de Atenas, cuya inauguración oficial tendrá lugar en la tarde de mañana, sábado, 2o de junio. A las pocas horas de su puesta en marcha, sin embargo, la nueva web se vio colapsada por el gran número de visitantes que entraban en el sitio no sólo para realizar una visita virtual por el museo, sino también para adquirir alguna de las 2.250 entradas que se pus
ieron a la venta para los tres primeros días de apertura del museo, y que se agotaron en menos de 24 horas. Los visitantes de estas tres primeras jornadas tendrán la oportunidad de recorrer las exposiciones con el presidente del museo, Dimitris Pantermalis, y un grupo de arqueólogos. A partir del miércoles de la próxima semana, el público podrá visitar el museo al precio de 1,00 € hasta finales de año, y desde 2010 la entrada costará 5,00 €.




¿Qué se puede ver en la nueva web?
La web del Nuevo Museo de la Acrópolis, disponible en griego e inglés, ofrece una visita virtual dividida en las siguientes unidades:

1. El funcionamiento del museo (horario, accesibilidad, infraestructuras, planos del museo, cafetería, restaurante, tiendas, etc.)

2. Las colecciones (piezas expuestas, datos históricos, etc.)

3. Programas educativos (visitas guiadas para colegios, material educativo, etc.)

4. El Museo (organización, historia, etc.)

5. La proyección del Museo (material informativo y fotográfico, oficina de Prensa, servicio de comunicaciones para redactores acreditados, etc.)

6. Las entradas, que pueden adquirirse a través de esta página por medio del sistema e-ticketing, implantado por primera vez en un museo griego.

Las entradas electrónicas permitirán a todos los usuarios, desde cualquier lugar del mundo, asegurarse su entrada al Museo, concretando con exactitud el día e incluso la hora de las visitas.

Esta novedosa aplicación facilitará al Museo la gestión del horario de los visitantes, evitando al mismo tiempo la formación de colas de espera a las puertas de acceso.

En fin, aquí tenéis lo más importante: el enlace a la web del Nuevo Museo de la Acrópolis. ¡Disfrutadla!






Fuente: http://tanea.gr




miércoles, 17 de junio de 2009

LA PRESENCIA GRIEGA EN PHOTOESPAÑA 2009



El fotógrafo Niκos Marκu es el representante de Grecia en el XII Festival Internacional de Fotografía y Artes Visuales PHOTOESPAÑA 2009. Marcu participa en la sección OpenPHoto, que puede contemplarse en la ciudad de Cuenca, subsede del certamen.

La exposición que representa a Grecia se titula "Topos: matices de espacios" y está producida y organizada por el Museo de Fotografía de Tesalónica con el apoyo de la Embajada de la República Helénica en España. La muestra gira en torno a los viajes que el artista ha realizado por su Grecia natal desde el año 2003.





La imagen que Marκu nos muestra de su país se aleja de los estereotipos tradicionales. Son paisajes, naturales o urbanos, muy diferentes a aquellos que pueblan el imaginario europeo. En sus fotografías en color llegamos a un lugar (topos en griego) de compleja simplicidad.

A primera vista todas las fotografías parecen sencillas, pero después de comprender el papel que los detalles juegan en cada una de ellas, se abren nuevas lecturas y los matices van reconstruyendo una y otra vez el significado de cada imagen.


Niκos Marκu nació en Atenas en 1959. Estudió Matemáticas en la Universidad de su ciudad natal. Desde 1980 se dedica a la fotografía. Durante su carrera ha recibido distinciones y premios en varios países de Europa y ha realizado exposiciones individuales y colectivas tanto en Grecia como en el exterior. Sus trabajos fotográficos han sido publicados en libros como "Geometries" (2000) y "Cosmos" (2004).



Nikos Marku
"Topos: matices de espacios"
Aula Cultural Universitaria
C/ Colmillo, s/n
Cuenca

Horario:
Martes a viernes: de 17:00 a 20:00 horas
Sábados: de 11:00 a 14:00 horas
Domingos y festivos: de 11:00 a 14:00
Lunes: cerrado





Fuente:agenda.cuenca.es

lunes, 15 de junio de 2009

VIENA ANALIZA EL "FENÓMENO HOMERO" Y SU INFLUJO EN LA CULTURA OCCIDENTAL



Homero, el autor de La Ilíada y La Odisea, protagoniza una exposición en Viena que repasa el influjo y la fascinación que ha despertado el rapsoda y sus textos en el imaginario cultural europeo.

"El fenómeno Homero", que se puede visitar en la Biblioteca Nacional Austríaca (ÖNB) hasta el próximo 15 de enero, es "un homenaje" al poeta griego al que se atribuyen las dos epopeyas más conocidas de la historia.


"Abordamos con esta exposición un tema que es tan viejo como la cultura escrita europea. La escritura de Homero estuvo en el corazón de la cultura griega, y con ello, ha tenido una enorme influencia en Europa", ha explicado Johanna Rachinger, la directora de la ÖNB.


Desde la antigüedad siempre existieron dudas y discusiones sobre la atribución de los dos extensos poemas a Homero, nacido en el siglo VIII a.C. Una disputa conocida como "la cuestión homérica".


La exposición no aborda tanto la autoría como la utilización de los distintos soportes que permitió sobrevivir a la narración en el papiro hace más de 2.500 años, dar el salto al pergamino, a los códices, sobrellevar sin problemas la revolución de la imprenta y llegar a la tecnología digital del siglo XXI con plena vigencia.


Todos esos soportes se pueden contemplar en la exposición en decenas de documentos, además de dibujos de distintas épocas, y diverso material gráfico.


¿Pero cómo surgieron estos poemas? En el mundo hay unos 2.000 fragmentos de pergamino que recogen versos de las epopeyas, pero estos textos son copias de copias que nos han llegado hasta hoy, por lo que conocer algo de su proceso de composición en una fecha tan lejana es muy difícil.



Un texto particularmente importante se muestra en la exposición, un fragmento de un pergamino egipcio del sigo III a.C. en el que se pueden leer versos originales de La Ilíada sin que fueran cribados por los filólogos de la Biblioteca de Alejandría, que eliminaron pasajes y dieron al texto el aspecto que hoy conocemos.


Homero no es sólo el bardo ciego que a veces se ha representado, sino la cristalización manuscrita de toda una literatura oral anterior que sienta las bases de Occidente, según los organizadores de la muestra.


Para Rachinger ese salto desde la tradición oral a la escritura supone "el comienzo de un pensamiento cultural en Europa".


Y aunque muy poco se sabe sobre la vida de Homero y los debates sobre su autoría siguen, es innegable la enorme influencia de este relato en las letras, la historia y el arte europeos.


Aquiles, Héctor, Ulises, Penélope y Telémaco, son sólo algunos de los personajes de dos sagas que han cautivado la imaginación de Europa durante siglos.


En La Ilíada se recrea la guerra de Troya, y en La Odisea se describe el viaje de vuelta de Ulises a su patria, Ítaca, relatado innumerables veces.


En la muestra se pueden ver numerosos pergaminos provenientes de Egipto, e incluso una narración del siglo II titulada "El egipcio y las amazonas" con paralelismos con La Iliada.


También se analiza la ambigua relación que el cristianismo tuvo con los textos de Homero, ya que por un lado se lo tachó de pagano debido a los dioses griegos que aparecían en sus relatos, pero por otro se lo consideraba el príncipe de los poetas.


Durante siglos, el primer libro de La Ilíada ha sido utilizado como un ejercicio imprescindible de caligrafía en griego en numerosos monasterios y era habitual recitarlo de memoria.


Tras la llegada de la imprenta contar con los dos textos clásicos era prácticamente una obligación en cualquier biblioteca pudiente.


También en la ópera se ha adaptado el relato épico con la obra lírica "Il pomo d'oro", que se estrenó en Viena en 1668, y que recrea el inicio de la guerra de Troya.


La utilización de las obras de Homero en la escuela con material escolar de distintas épocas se expone también, al igual que algunas referencias sobre adaptaciones fílmicas.


La última de ellas, la película "Troya" protagonizada por Brad Pitt, no sólo fue un éxito en las pantallas, sino que en algunos países como Reino Unido convirtió a Homero en el poeta más vendido, un bestseller muchos siglos después.


Fuente: noticias.terra.es


sábado, 13 de junio de 2009

UNA NUEVA WEB PERMITE CONSULTAR INCUNABLES DE LA ANTIGÜEDAD CLÁSICA GRIEGA Y ROMANA


La Consejería de Universidades, Empresa e Investigación, a través de la Fundación Séneca-Agencia Regional de Ciencia y Tecnología, ha puesto 64.000 páginas de incunables que se remontan al siglo XV, y que tratan sobre la antigüedad clásica griega y romana, a disposición de toda la sociedad en la web 'http://interclassica.um.es', según informaron fuentes del Gobierno regional de Murcia en un comunicado.


Esta actuación, que ha contado con un presupuesto de 60.000 euros, supone la creación de la 'Biblioteca Digital de Autores Clásicos Séneca', "un fondo bibliográfico digital con las versiones, ediciones y comentarios de los autores de la antigüedad clásica desde el siglo XV", según informó el consejero, Salvador Marín, en la presentación de este proyecto, que también contó con la presencia del rector de la Universidad de Murcia, José Antonio Cobacho, y el profesor Miguel Pérez Molina, investigador responsable del portal 'InterClassica' y de la Biblioteca Digital.


En concreto, han sido digitalizados los ejemplares más antiguos presentes en el Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Murcia, 64.000 páginas procedentes de todos los incunables del siglo XV, entre los que el más antiguo data de 1.483, así como de los impresos de los siglos XVI y XVII. La 'Biblioteca Digital de Autores Clásicos Séneca' es una sección más de 'InterClassica', un portal de Internet cuyo fin principal es la promoción de contenidos relativos a la antigüedad clásica griega y romana.


Gracias a esta iniciativa, cualquier persona "podrá leer, como si las tuviera entre sus manos, versiones de Aristóteles, Arquímedes, Dioscórides, Heródoto, Hipócrates, Juvenal, Pausanias, Persio, Platón, Pomponio Mela, Ovidio, Virgilio, y de otros muchos autores, así como obras de contenido lexicográfico y de crítica literaria, textos de gramática griega y latina", explicó el Ejecutivo.


Marín afirmó que "en definitiva, ponemos a disposición de la sociedad un conjunto de textos, alguno de ellos difíciles de encontrar, que plasman el interés que los estudiosos de esas épocas tuvieron por lo griego y lo romano, cuya aportación ha sido valiosísima y fundamental para los investigadores que, posteriormente, han dedicado sus esfuerzos a la tarea de explicar los diferentes ámbitos de la antigüedad clásica griega y latina".


Entre las obras digitalizadas destaca una Biblia Latina, publicada en Venecia en 1482, con comentario y anotaciones de Nicolás de Lyra que tuvo amplia difusión en los siglos sucesivos, la primera edición impresa en griego de la obra completa de Platón, publicada en Venecia en 1513 en la imprenta de Aldo Manucio, una figura muy destacada durante el siglo XVI y que pasa por ser el 'inventor' de las ediciones de bolsillo; y la versión latina, editada en Bolonia en 1565, de la obra de Arquímedes, el famoso matemático griego, en la que se encuentra formulado su conocido principio hidrostático.


También pueden ser 'hojeadas' digitalmente la versión latina, publicada en Pésaro en 1572, de la única obra conservada de Aristarco de Samos, astrónomo griego del siglo III A.C. que se anticipó en más 1.800 años a Copérnico en la formulación de la hipótesis heliocéntrica, o la traducción de Andrés Laguna de la obra de Dioscórides sobre las facultades curativas, sobre todo de las plantas, ilustrada con un número elevado de grabados.


El consejero añadió que "se trata de un patrimonio bibliográfico de incalculable valor, un eslabón imprescindible en la cadena del progreso del conocimiento y una herencia cultural que merecen ser puestos al alcance de todos los interesados a través de Internet".


La 'Biblioteca de Autores Clásicos Séneca' contribuirá al crecimiento de 'InterClassica', una red para la difusión de contenidos relacionados con la antigüedad clásica, tanto en investigación como en divulgación, que inauguró en mayo de 2006, con el apoyo de la Universidad de Murcia y de la Fundación Séneca, un portal de Internet concebido como un proyecto abierto y aglutinador de esfuerzos que se ha convertido en la red de difusión de la cultura clásica más importante del mundo en lengua castellana.


'Interclásica' forma parte del Programa Regional de Apoyo a la Investigación en Humanidades y Ciencias Sociales, dentro del II Plan de Ciencia y Tecnología desarrollado por la Consejería a través de la Fundación Séneca, que en el periodo 2006-2008 ha invertido más de dos millones de euros y persigue, con distintas actuaciones e instrumentos de gestión, hacer de la investigación en estas áreas una prioridad y un elemento diferencial de la política científica regional, al incrementar su calidad, competitividad y transversalidad, así como su proyección exterior e internacionalización y su consideración e impacto sociales.


Fuente: www.europapress.es
Foto: kalipedia.com


jueves, 11 de junio de 2009

UN DÍA EN NAFPLIO (y IV)


Todavía con el sabor del café en la boca, me dirijo hacia el embarcadero con la idea de visitar el Burtsi, la fortaleza veneciana situada sobre un islote en plena bahía de Nafplio. Por el camino, no puedo evitar detenerme en los escaparates y contemplar la infinidad de preciosos kombolois y begleris que allí se exhiben. ¡Es una obsesión lo mío con estos objetos! Lo cierto es que en esta ciudad encuentra uno los souvenirs más caros de toda Grecia. Abundan los objetos de artesanía de gran calidad: trabajos en madera, cerámica, vidrio y metal que se pueden adquirir a precios casi prohibitivos. De hecho, me enamoré de una preciosa sirena tallada en madera, pintada y envejecida a mano que, con todo el dolor del mundo, no pude comprar por haberme dejado el presupuesto entero de mi viaje en el Museo del Komboloi. Ni una fotografía de recuerdo me permitió hacerle la vendedora con aspecto de severa institutriz alemana. Ya fuera de la tienda, le guiñé el ojo a mi gorgona, mientras la miraba a través del vidrio del escaparate, y le juré regresar a Nafplio un año de éstos y sacarla para siempre de aquella triste tienda.

Espérame aquí, sirena,
que pronto a por ti regreso
para no sentir la pena
de no poder darte un beso.


Tarareando el poemilla (¡lo que hacen un café bien cargado y un par de tragos de uso!) prosigo a paso ligero hacia a el embarcadero. Y al llegar allí, mi gozo en un pozo: el barquero (el único que hay de servicio) duerme plácidamente la siesta en su pequeña nave. Un cartel de cartón torpemente escrito en griego e inglés anuncia que el barco no zarpará hacia el Burtsi "hasta nuevo aviso" (!!!). Sí, señor. This is Greece! Por un instante se me había olvidado que aquí los horarios son meramente orientativos. No puedo esperar a que el señor despierte y perderme mi visita al Palamidi. En fin... ya tengo dos razones para volver a Nafplio: mi sirena y la visita al Burtsi. Esta vez tendré que conformarme con ver la fortaleza (por cierto, antigua residencia del verdugo de la ciudad) desde el puerto y desde las murallas del Palamidi.


El Burtsi desde el puerto


El Burtsi visto desde las murallas del Palamidi


Nada más entrar al Palamidi, compruebo que ya se encuentran allí la mitad de los turistas en los que había reparado por la mañana en las calles de Nafplio. Allí está el dibujante canadiense que comió en el mismo restaurante que yo, justo en la mesa de al lado; la pareja de asturianos a los que ayudé a levantar la enorme moto que se les volcó en plena calle Staicopulu, y los ruidosos argentinos que me pidieron que les hiciera una fotografía en plena Platía Sintágmatos. ¡Aquí el que no corre, vuela!


Una de las entradas al Palamidi

El Palamidi es una enorme fortaleza (veneciana, por supuesto) construida entre los años 1711 y 1714, que debe su nombre a Palamedes. Ciertamente, cuesta creer que este impresionante complejo defensivo cayese en manos otomanas tan sólo un año después de ser inaugurado. Los rebeldes griegos lo ganaron el 30 de noviembre de 1822. Su comandante era Staikos Staicópulos. Claro, ahora comprendo a quién está dedicada la famosa calle Staicopulu...


Relieve con el león de San Marcos, símbolo de Venecia


Entrada al fuerte Andreas

Me siento en el suelo a contemplar la entrada del fuerte Andreas, tal vez el rincón que más me gusta de toda la fortaleza. Seguramente porque el relieve con el león de San Marcos rompe la austeridad y la rudeza de esta construcción realizada toscamente a base de barro y piedras.


Uno de los pasadizos de la fortaleza

El Palamidi es la construcción defensiva más grande de toda Grecia. La enorme muralla comunica siete fortalezas autosuficientes. Leo en la guía, y compruebo después, que las troneras no apuntan sólo al exterior sino que también se apuntan entre sí, en previsión de que el enemigo consiguiera acceder al interior del recinto.


El cuartel veneciano visto desde arriba


Vista de las murallas sobre el acantilado


Siento curiosidad por visitar la mazmorra en la que estuvo recluído el mismísimo Kolokotronis, el artífice de la liberación de Grecia. Tras preguntar a varias personas, consigo encontrarla. es poco más que un agujero sin ninguna clase de ventilación, al que hay que acceder casi arrastrándose por el suelo. Solamente pensar en cómo deben ser allí dentro tan sólo un par de horas en soledad y en medio de la más absoluta oscuridad...


El acceso a la mazmorra


El interior de la celda de Kolokotronis

Mejor será huir rápidamente de tan opresivo ambiente y disfrutar de las preciosas vistas de Nafplio y de todo el Golfo de Argos que el Palamidi ofrece. En el interior de la garita, contemplo las escarpadas costas de la Argólida, sin apenas playas, y el mar infinito que se extiende hacia el sur, allá donde quedan Monemvasía, Kízira, Milos, Creta... Vistas y meditaciones que me llenan de serenidad, si no de paz, en el mismo lugar en que jóvenes soldados venecianos, turcos y griegos pasaron largas horas de guardia, observando con pavor la inevitable llegada del enemigo.




Desde la espadaña veneciana, contemplo Nafplio por última vez desde lo alto. Mientras jugueteo con las cuentas de mi begleri, sonrío y planifico estratégicamente mi regreso a la ciudad: llegaré por mar, conquistaré el Burtsi y atacaré Nafplio a golpe de arcabuz, derrochando pólvora, para liberar así a mi hermosa sirenita de madera.



Un día en Nafplio
Música:"Ta kanikia", Mijalis Nicoludis



lunes, 8 de junio de 2009

UN DÍA EN NAFPLIO (III)

La Platía Sintágmatos. Al fondo, el Museo Arqueológico


El espíritu y el alma ya quedaron bien atendidos en las iglesias que voy dejando a mis espaldas. Es ahora el cuerpo quien pide auxilio ante el ataque incompasivo de un sol que ya cae a plomo. Busco con urgencia una sombra y una Mythos bien fría en cualquiera de las cafeterías de la Platía Sintágmatos o Plaza de la Constitución, auténtico centro de la vida pública de Nafplio. La última vez que estuve aquí, se pagaba en dracmas y los camareros eran locales. Hoy, los tres euros de mi cerveza me los ha cobrado un chaval rubio y de ojos claros que apenas se manejaba en griego. Los tiempos cambian también aquí...


El edificio del Banco Nacional de Grecia


El Vuleftikó, antigua mezquita, sede del primer Parlamento griego

Desde la sombra de mi observatorio, contemplo el paso sin prisa de los viandantes por delante de los históricos edificios que a lo largo de los siglos se han dado cita en esta plaza: el Museo Arqueológico, con su pesada arquitectura, que fue depósito de la Armada veneciana y también, según leo en mi guía, centro de interrogación durante la ocupación alemana. El Teatro Municipal, conocido como Trianón porque así se llamaba el cine que albergó hace años, instalado en el edificio de la más antigua mezquita otomana que se conserva en Nafplio. El edificio del Banco Nacional de Grecia, que combina el estilo neoclásico con cierta inspiración micénica en su fachada. Y, un poco más allá, el Vuleftikó, otra antigua mezquita otomana que dio cobijo al primer Parlamento griego tras la consecución de la independencia y que hoy en día se utiliza como espacio cultural y centro de congresos.



Pero Nafplio es también la ciudad del komboloi, esa especie de rosario que muchos griegos llevan en la mano y con el que juguetean cuando no tienen nada mejor que hacer. Nafplio ha conseguido hacer del komboloi un reclamo turístico más. Y yo, que soy apasionado coleccionista de kombolois y begleris, tengo que apurar presto mi cerveza si quiero llegar a tiempo de visitar el Museo del Komboloi antes de comer.




Situado en una encantadora casona de la muy comercial calle Staikopulu, en la planta baja podemos comprar kombolois de todos los materiales y precios e incluso elegir nosotros mismos las cuentas y los colores para que nos confeccionen nuestro komboloi personal. El museo propiamente dicho se encuentra en la primera planta y alberga una colección de kombolois de todo el mundo (árabes, turcos, tibetanos, hindúes, católicos (rosarios) y, por supuesto, griegos). Algunos de los objetos expuestos datan del año 1750.




Tras visitar la exposición, no puedo resistirme a la tentación de comprar algunos kombolois y begleris para mi colección personal y también para regalar. Adquiero asímismo un libro titulado "El komboloi y su historia", editado por el propio museo. Sobre kombolois y begleris hablaremos con detalle más adelante en las páginas de este blog.




Salgo del museo casi a las dos de la tarde. La calle Staikopulu está a rebosar de gente y hay un idioma que se impone entre todοοs lοs demás entre los viandantes, ¿imagináis cuál?... Efectivamente: el español. Se escucha la lengua de Cervantes por doquier, con todos sus acentos y variantes. Cualquiera diría que hay tres cruceros españoles anclados en el puerto.



Son más de las dos y el hambre aprieta. Habrá que comer bien si quiero completar con éxito el programa que tengo previsto para la tarde: visita al Burtsi y subida al Palamidi.


Καλή όρεξη! - ¡Buen provecho!



sábado, 6 de junio de 2009

UN DÍA EN NAFPLIO (II)

"Aquí fue asesinado Ioannis Capodistrias, primer Gobernador de Grecia
el 27-9-1831"


Los viejos conversan animadamente y en voz alta a la puerta de la taberna. Me acerco a ellos y, tras el kalimera de rigor, pregunto por la iglesia de San Spiridon. Uno de ellos se levanta y me toma por el brazo.

-Venga. Le acompaño.
-Gracias.
-La tiene usted ahí mismo, al otro lado de la plaza. Busca la placa de Capodistrias, ¿verdad?
-Exactamente.
-Mire, ahí está; justo al lado de la puerta.
-¿Aquí mismo lo asesinaron?
-Sí, señor. Fueron los Mavromijalis, Constantinos y Yorguis. Maniates eran.
-¿Maniates?
-De Mani. ¿No ha estado usted allí?
-Pues no...
-Mejor. Están todos locos; siempre lo han estado. ¡Maniates!...
-¿Y por qué lo mataron?
-Una venganza familiar. Venía Capodistrias, que era corfiota, a escuchar misa aquí, en San Spiridon, que es el patrón de Corfú . Y los maniates, acercándose a saludarlo, le dieron muerte. Uno llevaba un cuchillo...
-¡No siga, por favor!
-Bueno, pues entre entonces y vea la iglesia. Es pequeña, pero muy bonita. Pase.


Entrada de la iglesia de San Spiridon

El viejo me precede a la entrada de la iglesia. Entra y se persigna a la manera ortodoxa. Yo hago lo mismo pero al modo católico. El hombre se da cuenta y, con rostro extrañado, me pregunta:

-¿Es usted católico?
-Pues, sí...


Interior de la iglesia de San Spiridon


El Pantocrátor


Grabado con la escena del asesinato de Capodistrias.

A partir de ese momento, el hombre guarda silencio. Me indica con la mano el precioso Pantocrátor de la cúpula. Ciertamente, la iglesia es una maravilla. Permanezco allí dentro al menos unos quince minutos, siempre bajo la atenta mirada de mi cicerone, a quien me siento obligado a preguntar si puedo hacer unas fotografías. Tras la sesión fotográfica, enciendo una velita y doy por terminada mi visita a San Spiridon.

-Si quiere usted visitar la iglesia católica puede ir por aquí, hacia arriba. Tiene que subir unos cuantos escalones.
-Muchísimas gracias por todo.
-De nada. Páselo usted bien.



Nos despedimos con un apretón de manos y no tardo en ver en la fachada de una vieja casa un indicador que me orienta hacia la iglesia católica. Asciendo por los escalones de la calle Potamianou hasta llegar a la iglesia, que anteriormente fue mezquita otomana (y una mezquita sigue pareciendo desde el exterior).


Puerta otomana que da acceso a la iglesia católica



El interior de la iglesia, en contraposición con San Spiridon, todo es sencillez. Observo sobre el altar varias biblias abiertas, en inglés, francés y alemán. No hay bancos para los fieles sino simples sillas de madera, plegables y pintadas de blanco. Me siento en una de ellas y reparo en que se ha consevado el mihrab musulmán. Por la ventana entra una luz especial, me atrevería a decir que se trata de una iluminación casi divina... Lo cierto es que hacía mucho tiempo que no me sentía invadido por semejante sensación de paz.


La sencillez de la iglesia católica de Nafplio

La iglesia fue cedida por el rey Oto a la Iglesia Católica, y en ella se honra la memoria de los filohelenos que murieron luchando por la libertad de Grecia, cuyos huesos descansan en el exterior del templo. En la parte interior de la entrada se halla el conocido como "Arco de los Filohelenos" o "Arco de Touret", que fue ofrecido por el filoheleno francés Auguste Hilarion Touret. Construido en madera y con forma de frontón de templo de la época griega clásica, en sus columnas están escritos los nombres de los filohelenos que lucharon por la independencia griega. Entre ellos, el hijo de George Washington.


El "Arco de los Filohelenos"




Finalizada mi visita a la iglesia católica de Nafplio, desciendo por los escalones de la calle Potamianou en dirección al corazón de la ciudad: la Plaza Sindágmatos.