.

.

sábado, 10 de octubre de 2009

LA EDUCACIÓN AYER Y HOY

1969: ¿Qué notas son éstas?
2009: ¿Qué notas son éstas?


En relación con el tema de cómo ha cambiado la educación en los últimos treinta años, tanto en Grecia como en casi todos los países, me he permitido seleccionar y traducir un fragmento del artículo que el profesor Santiago Carbonell publicó hace unos días en su bitácora ΑΙΓΙΑΛΟΣ. Podéis acceder al artículo original pinchando aquí.


"Estos días, sin embargo, lo que está saliendo en los medios de comunicación es únicamente el tema de la autoridad. Algunas comunidades han fijado ya leyes que prevén penas para quienes agredan a los profesores, considerados a partir de ahora autoridades públicas.

Yo creo que los problemas de disciplina y falta de respeto en clase, como los de casa, no se solucionan legislando. Nos hace falta, sin duda, más educación, para que nuestros jóvenes no acaben viendo en el "botellón" la mayor diversión posible del fin de semana.

En las familias hemos pasado del miedo a la figura paterna y del uso del usted al amiguismo y la condescendencia paternal. Y en la escuela hemos pasado del excesivo autoritarismo de los profesores de otras épocas dictatoriales a la pérdida de prestigio e importancia social. Nuestra tarea docente cuenta poco para algunos padres, somos cuestionados constantemente i no pocos alumnos pasan literalmente de aquello que los profesores dicen y no respetan las normas básicas de convivencia. Tratar de recuperar la autoridad a base de leyes con penas disuasorias es sintomático de una sociedad en crisis de valores cívicos. Es como tener que recordarle a la gente que hay que ceder el asiento en el autobús a los ancianos o a las embarazadas."

Termino yo también con la misma pregunta que cierra el artículo original: ¿Y vosotros qué pensáis?




10 comentarios:

Wendy dijo...

Kalispera, Nikos:
Muy diciente el tema de la educación. En Colombia hemos tenido recientemente el debate, tras el final del funesto Plan Decenal de educación de 1996, que nos dejó la que, a nivel nacional, han llamado la "generación perdida": Chicos que olvidaron qué es la cultura general, que solo tiran de una que otra - mala- búsqueda en Google y con eso creen que hicieron un gran trabajo...pero no todo tiempo pasado fue mejor: cómo olvidar el régimen de terror de muchos de mis profesores del entonces ( y mira que estoy hablando de cosas de casi veintitantos años!), de políticas educativas que nos privaron de la enseñanza del francés en secundaria, porque "ya no es rentable"...yo creo que los que aprendimos con el mapa en papel con la Unión Soviética y los que aprendieron con un mapa de la Encarta que te demuestra que existen otras republicas ex soviéticas adicionales a las que votan en Eurovisión todavía tenemos mucho camino por recorrer para mejorar la educación, para que , el día de mañana, no tengamos que calificar examenes como el de mi jefa actual, con una estudiante de Derecho que escribió, y cito, "HABOGADA" - si, con hache-. Tanto daño hace la laxitud del Decreto 230 como profesores que coarten la creatividad como Magola.
Puede que a veces no anote un comentario, pero siempre te leo y te leeré.
Un besote
Wendy

planseldon dijo...

En mi opinión hay dos problemas, uno muy grave y al que todavía no hemos encontrado solución y, que, por lo tanto, nadie plantea, y otro, cierto, aunque menos grave, y que es al que, sin embargo, los medios le dan una importancia enorme.

El problema grave es el derivado de ampliar la educación secundaria obligatoria hasta los 16 años. Porque aunque en teoría esta medida es positiva y deseable, en la práctica hay un pequeño porcentaje de alumnos que, sencillamente, no hay manera de que funcionen en el aula. Son chavales que no solo provocan muchísimos problemas en la clase -consumiendo las fuerzas y el esfuerzo de los profesores en detrimento del resto de alumnos-, sino que además, su comportamiento es un continuo mal ejemplo para el resto del grupo. ¿Qué hacer con estos chavales? Hace 30 años, sencillamnente, no estaban escolarizados. Se les expulsaba (y no una semana o un mes, sin definitivamente) y se acabó el problema. Hoy esta solución no parece que nadie se atreva ni tan siquiera a sugerirla, pero lo cierto es que seguimos sin saber qué hacer con estos chicos...

El segundo problema es la tan cacareada por los medios "falta de respeto", "falta de esfuerzo", "falta de educación" etc. En mi opinión todo ello, en primer lugar, no es para tanto, o más bien, siempre ha existido -aquí ahora parece que todo el mundo, cuando era joven, era de una educación y respeto exquisita...- y además se pretende que los chavales tengan unos valores que la propia sociedad, consumista, explotadora, e imperialista, no tiene. En definitiva, mientras el mercado sea más importante que las personas, poco podremos hacer a ese respecto, aunque recuperemos el usted o a los profesores se les obligue a ir con lacito.

Un saludo

Νίκος-Εμμανουήλ dijo...

@Wendy:

Tu comentario confirma que este "mal" que afecta a la educación es universal.

Supongo que el motivo no es uno sólo, y que los gobiernos, los docentes, los padres, los proipios alumnos y el conjunto de la sociedad tienen en sus manos frenar esta caída en picado.

Comenta siempre y cuando te apetezca hacerlo. No hay compromiso.

Un beso

Νίκος-Εμμανουήλ dijo...

@Planseldon:

Nada que objetar a tu valioso comentario. ¡Ya temía quedarme sin la opinión de un docente!
Ciertamente, es en vano el intento de la sociedad de inculcar a los jóvenes unos principios y valores que ella misma desprecia.
"Haz lo que yo te diga pero no lo que yo haga"...

Un saludo

filomela dijo...

Καλησπέρα σας! Conociendo ambos sistemas educativos, el griego y el español, decir que en Grecia el profesor aún conserva autoridad y mucho más el director.
Santiago Carbonell repite lo que todos los que nos dedicamos a la educacion sabemos. Recomiendo la lectura de "Panfleto antipedagógico" de Ricardo Moreno

Νίκος-Εμμανουήλ dijo...

Καλησπέρα, filomela!

Por lo que pude ver durante mi última estancia en Grecia, coincido contigo en que el profesor allí todavía conserva cierta autoridad.

Muchas gracias por tu comentario y por el libro que nos recomiendas.

Να είσαι καλά!

ηκούκλαδεθέλει dijo...

Hola otra vez...
Pasé hace unos días por aquí sin apenas tiempo de dejar un comentario. Pues veo que por todas partes es más o menos lo mismo en el campo de la enseñanza.
Yo encuentro que era hermoso cuando llamábamos a los maestros de usted y nos poníamos de pie cuando éstos entraban en el aula. Creo que ha cambiado mucho el mundo y que habría que volver a recuperar esos valores que se han perdido. La educación habría de partir de un gran respeto por el educador.

Saludos cordiales

Νίκος-Εμμανουήλ dijo...

Γεια σου Κούκλα!

Eso era lo bueno de aquella época. El respeto, la educación. La consideración que se tenía por los profesores.

Lo malo es que ese respeto a veces era consecuencia del miedo. Algonos de aquellos "respetables" profesores distribuían "palo" a discreción.

Hoy ha cambiado tanto la situación que son los profesores los que sufren amenazas e incluso agresiones por parte de sus alumnos.

Saludos

planseldon dijo...

Perdonad que me meta, pero os doy algunos datos:

"En 1975 había un 10% de niños de 6 a 11 años todavía no escolarizados. De los 12 a los 14 años, solamente un 65% iban a la escuela, y casi dos tercios de los jóvenes entre 15 y 16 años no seguían estudios de bachillerato o formación profesional en centros reglados. Como puede comprobarse, se trata de unas cifras muy alejadas de las tasas de escolarización universal de 6 a 16 años, que ya se habían alcanzado en los países europeos occidentales.(4) Por otro lado, el número de niños y niñas de 3 a 6 años que acudía a centros educativos o guarderías era casi inexistente en amplios grupos sociales.
Las tasas de analfabetismo eran alarmantes: según el informe elaborado por el INE en el 2003, en el año 1978, la cuarta parte de la población mayor de 16 años era analfabeta funcional o carecía de estudios (2.353.600 personas), y solamente un 57,4% de la población española tenía estudios primarios.(5) La situación, veinticinco años después, es diametralmente opuesta. Si en 1980 había 1.850 estudiantes por cada cien mil habitantes, diez años después el número sobrepasaba los 3.000."


Fuente: Los sistemas educativos europeos. ¿Crisis o transformación? de Joaquim Prats y Francesc Raventós

Si hoy me quitan de la de 2º de ESO (15 años), a un 66% del alumnado, os aseguro que el 33% restante (que, además, será de los medios más favorecidos), no me va a dar ningún problema.

Insisto, los chicos de hoy no es que tengan menos respeto, es que antes a la escuela solo venía una minoría que traía el respeto aprendido. El problema es pretender ofrecer una enseñanza obligatoria universal, incluyendo al 100% de la población, es decir, a población muy marginada y desestructurada y meterlos a todos como en una olla a presión.

La solución? Ni idea, pero seguro que habría que empezar por un presupuesto de educación mucho, muchísimo más alto que el actual.

filomela dijo...

Quizá el que no todos hagan lo mismo. Con 14 años si un chaval no quiere estudiar pero hay que tenerlo "encerrado" habrá que buscar otras alternativas