domingo, 26 de abril de 2009

LA BELLEZA DEL CUERPO


Dicen que lo prometido es deuda, así que aquí me tenéis, relatando la crónica de mi primera visita (digo primera porque no será la última) a la magnífica exposición que desde hace unos días se puede contemplar en el Museo Arqueológico de Alicante (Marq): "La Belleza del cuerpo. Arte y pensamiento en la Grecia Antigua".



Dejé muy temprano mi ciudad, huyendo de la terrible e incruenta batalla que Moros y Cristianos llevaban a cabo por las calles, y me planté en el Marq justo a la hora de apertura de la exposición: las 10 de la mañana. ¡A quien madruga, Dios le ayuda!



Una vez dentro del museo y antes de entrar a la exposición, pude sentarme y contemplar un interesante vídeo en el que se nos explica detalladamente qué es lo que vamos a ver en el interior. ¡Yo que ustedes no me lo perdería, forasteros!



Ya traía de casa muy estudiado el plano de la exposición; así que, una vez dentro, me dirigí con pasito ligero a la sala donde se encuentra la pieza más preciada de la muestra: el discóbolo de Mirón. Y lo encontré allí, todavía solo, en el centro de un pequeño anfiteatro nocturno, en una de cuyas gradas me senté para contemplarlo durante casi diez minutos. Si lloré o no, sólo lo sabemos el vigilante, el propio discóbolo y yo. Bueno, ya os lo estáis imaginando...



Y luego vino cuando la matan a ella, digo... cuando desenfundé mi cámara (nada del otro mundo, por cierto) y dio comienzo la inevitable sesión fotográfica. Quería obtener fotografías del discóbolo desde ángulos distintos al habitual...



...como ésta.



Y ésta



O este detalle que nos aproxima más a la auténtica tonalidad que la luz proyecta sobre la escultura.



Claro que también hay más ejemplos de la belleza del cuerpo masculino, como esta preciosa estatua de mármol de un atleta victorioso, que data del siglo I, y es una réplica de un original griego de aproximadamente el 430 a. C.



Las señoras tampoco están ausentes de esta magnífica exposición. La mejor representante es, casi siempre, Afrodita. Esta estatua en mármol procede de Ostia (¿qué queréis que haga?, ¡el puerto de Roma se llama así !)



De nuevo Afrodita, la Afrodita de Cnido ahora, réplica de una estatua de mármol realizada por Praxíteles. Hermosa, ¿no?



La cerámica también ocupa un lugar importante en la exposición. En esta ánfora se representa al dios Hefesto regresando al Olimpo a lomos de un burro. (El busto que se ve reflejado representa a Hércules). ¡Me gusta esta foto!



Todas las salas del museo ofrecen una atmósfera tal vez demasiado oscura, pero que nos facilita la labor de aislarnos del mundo exterior y de los demás visitantes para concentrar nuestra atención en las obras expuestas. Lo único que no me gusta de la exposición es que la letra de las placas explicativas es muy pequeña y no se lee fácilmente en un entorno tan oscuro. ¡De algo me tenía que quejar!, ¿no?



Pero bueno, la exposición -como dicen los chavales de hoy en día- es una pasada. No me digáis que la perspectiva de esta sala no es impresionante.



Y esta figura no es ni más ni menos que luz proyectada sobre el suelo de una de las salas.



Tampoco faltan los mapas explicativos



Y así está decorado el pasillo por el que se accede a las distintas salas.


Bueno, pues se acabó lo que se daba. Lo que habéis visto aquí es una mínima muestra de las 125 magníficas piezas de arte griego que se pueden contemplar en la exposición. Además, la muestra principal va acompañada por otra, igualmente interesante, que lleva por título "Huellas Griegas en la Contestania ibérica" y de la que os hablaré próximamente. Si todvía no os habéis acercado a Alicante a ver la exposición, ya estáis tardando. Con los 3,00 € que cuesta la entrada podéis visitar todo el museo (las dos exposiciones temporales más la exposición permanente). Eso sí, el catálogo de la exposición cuesta 30,00 €, pero es muy recomendable y merece la pena hacer el gasto.



¡Saludos a tod@s!


jueves, 23 de abril de 2009

SAN JORGE - ΑΓΙΟΣ ΓΕΩΡΓΙΟΣ


23 de abril: día de San Jorge, santo patrón de Grecia, de Inglaterra, de Cataluña, de Aragón, de Portugal, de Etiopía, de Georgia... y de ciudades como Moscú, Cáceres, Beirut o la mía propia: Alcoi. No deja de ser sorprendente el hecho de que, sin que su existe
ncia haya podido ser demostrada, posiblemente sea San Jorge el santo más venerado tanto en el Cristianismo oriental como en el occidental e incluso -en un fenómeno de sincretismo- en el mundo musulmán y en ciertas religiones afro brasileñas.



Los orígenes

Es posible que la figura de San Jorge viniese a sustituir a alguna antigua divinidad griega. Su nombre, indiscutiblemente de origen griego, deriva de γεωργός, que significa agricultor o labrador. Término a su vez derivado de Gea, la tierra, la engendradora, y ergon, que designa el trabajo en general y muy especialmente el trabajo de la tierra. La palabra semítica gir tiene el mismo sentido agrícola que en griego. Contiene, pues, el nombre de Jorge una función civilizadora, de abandono del nomadismo por la agricultura y, por tanto, por el control de la tierra y de su ciclo productivo. Y los ciclos significan seguridad, y será Jorge el guardián de esa seguridad frente a los elementos externos que pretendan acabar con ella, ya sean éstos las inclemencias del tiempo, un dragón o el invasor musulmán.



La existencia de San Jorge

Aunque San Jorge tiene una biografía, una leyenda muy difundida e incluso una tumba, su existencia no ha podido jamás ser demostrada. La leyenda cuenta que Jorge habría nacido en Capadocia, en el seno una familia cristiana de finales del siglo III. Geroncio, su padre, de origen griego, servía como oficial en el ejército romano. Su madre, Polijromia, era originaria de Palestina, a donde regresó con su hijo tras enviudar. Jorge, siguiendo los pasos de su padre, se unió al ejército al cumplir su mayoría de edad. Allí llegó a formar parte de la guardia personal del emperador Diocleciano (quien reinó entre el 284 y el 305). En 303, Diocleciano autorizó la persecución sistemática de los cristianos por todo el territorio del Imperio. Jorge recibió órdenes de participar en la persecución, pero parece ser que prefirió salir del armario, dar a conocer su condición de cristiano y criticar la decisión del emperador. Éste reaccionó ordenando la tortura del que había sido su fiel guardián, quien la soportó sin emitir ni una sola queja. Jorge fue finalmente decapitado frente a las murallas de Nicomedia, el 23 de abril del año 303. El cuerpo de Jorge fue devuelto a la ciudad en la que vivió con su madre, Lydda (actual Lod, en Israel), para ser enterrado.



San Jorge y el dragón

La iconografía de San Jorge con el dragón es posterior al siglo XI. La leyenda, de nuevo la leyenda, relata la existencia de un dragón que anida junto a la fuente que provee de agua a una ciudad. Los ciudadanos, para conseguir agua, apartaban al dragón de la fuente ofreciéndole cada día una víctima humana, hasta que un día el sacrificio le correspondió a la hija del rey. Es entonces, cuando la princesa estaba a punto de ser devorada por el dragón, cuando aparece Jorge sobre un precioso caballo blanco y, tras una cruenta lucha, consigue matar al dragón y salvar a la princesa. Los ciudadanos, agradecidos, abandonan el paganismo y abrazan la religión cristiana. Esta historia tiene elementos comunes con el antiguo mito griego de la princesa etíope Andrómeda (San Jorge, no lo olvidemos, es también patrón de Etiopía) y su salvador y posterior esposo, Perseo, vencedor de la gorgona Medusa. En ambos casos hay un dragón/gorgona con su decapitación, una princesa y una recompensa (el matrimonio, la conversión de una ciudad...) En Capadocia, como una de las primeras regiones en adoptar al santo, puede que haya habido una integración de elementos paganos. Un predecesor de San Jorge en Capadocia puede que haya sido el dios Sabacio, padre celestial de los frigios. Es muy posible que su imagen a caballo arrollando a una serpiente sea el origen de la conocida representación de san Jorge a lomos de un caballo blanco. Por último, como interpretación cristiana del mito, tendríamos que Jorge sería el creyente, el caballo blanco sería la Iglesia y el dragón representaría el paganismo, la idolatría o al mismísimo Satanás.



San Jorge y el Islam

San Jorge fue muy venerado en todo el Oriente Medio. La devoción cristiana se propagó entre la población musulmana, que en muchos lugares lo invoca con el nombre de El-Khódr (El Verde, color de eternidad). Todavía hoy, en lugares de Turquía, Síria y el Líbano, fieles musulmanes se acercan a los templos cristianos donde se venera a San Jorge a pedir favores por la intercesión del santo. Sin embargo, la figura de San Jorge ha generado ciertas fricciones relativamente recientes entre cristianos y musulmanes. No hace mucho, en Alcoi, surgió la polémica sobre si la procesión de la imagen del santo a caballo, asaeteando a dos musulmanes, se adaptaba o no al cristianismo. La imagen, hoy en día, se procesiona con los dos moros que aparecen malheridos bajo el caballo de san Jorge prudentemente cubiertos por vistosos ramos de flores. En Inglaterra se estudia arrebatar a San Jorge el patronozago del país dado que la comunidad islámica no se siente demasiado cómoda con un santo que se convirtió en protector del país tras las Cruzadas. ¿Renunciará Inglaterra a su propia bandera (la cruz de san Jorge) para no ofender a los musulmanes? En ciertos países árabes, la cruz de san Jorge que aparece en el escudo del Barça es convenientemente eliminada antes de poner a la venta las camisetas del equipo catalán. ¿Será la cruz de San Jorge eliminada también del escudo de la ciudad de Barcelona?


¿San Jorge nos une o nos separa? Yo prefiero recurrir a esa función civilizadora de la que hablaba al principio de esta entrada y, cómo no, felicitar a todos los seguidores del blog. Y muy especialmente a los lectores griegos, alcoyanos, catalanes, aragoneses, cacereños...


Feliz día de San Jorge - Feliz día del Libro




lunes, 20 de abril de 2009

LIBROS - ΒΙΒΛΙΑ


He recibido correos de algunos lectores que, muy generosamente, han querido compartir con el resto de visitantes de este blog los libros de autores griegos o de temática helénica que previamente han adquirido y que publico a continuación:



Yannis Ritsos - "La casa muerta"
(Edición bilingüe griego-español)
Quaderns Crema
Barcelona, 2009
Precio aproximado: 11,00 €


Ritsos, una de las mejores voces de la lírica europea, creó una serie de monólogos de excepcional sutileza, con lo que consigue trasladar a nuestros días el pathos de la tragedia griega. Con "La casa muerta" la editorial continúa la publicación de estos soliloquios dramáticos en versión de Selma Ancira.



Richard Clogg - "Historia de Grecia"
Cambridge University Press
Madrid, 1998
Precio aproximado: 29,00 €

Aunque la herencia cristiana ortodoxa y la influencia de los siglos de hegemonía otomana confieren a Grecia su carácter diferenciado, no hay que olvidar que grandes movimientos históricos de marcada influencia en el Occidente europeo (el Renacimiento, la Reforma, la Ilustración y las Revoluciones Francesa e Industrial) apenas dejaron huella en Grecia. En este libro, Richard Clogg (reconocido como una de las autoridades internacionales en la historia de la Grecia moderna) ofrece una introducción a los cambios experimentados por este país desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días, con la que se ilustra la interesante realidad de un país que resulta a la vez balcánico, mediterráneo y europeo. Especial Grecia y Juegos Olímpicos.



J.A. López Férez - "Historia de la literatura griega"
Cátedra
Madrid, 2009
1292 páginas
Precio aproximado: 51,10 €

Este volumen está dedicado a la literatura griega llamada “clásica” en sentido amplio, cuyos límites temporales son imprecisos. Nuestra «Historia» llega hasta el 529 d.C. y prescinde de la literatura cristiana. La transmisión de los autores y sus obras, así como su influencia posterior en Roma y luego en las literaturas europeas, especialmente en las españolas, son puntos destacados de esta «Historia». Ofrece también abundante información sobre fuentes de la literatura: ediciones, comentarios, escolios, léxicos y concordancias, estudios, traducciones a lenguas modernas e información sobre instrumentos y repertorios bibliográficos.




Peter Ackroyd - "La caída de Troya"
Edhasa

Barcelona, 2009

320 páginas
Precio aproximado: 22,50 €

"La novela más exuberante de Ackroyd desde hace años.” (Daily Mail)
Sophia Chrysanthis queda estupefacta cuando un célebre y obsesivo arqueólogo alemán llega en busca de una novia capaz de leer a Home
ro y ayudarle en las excavaciones que se dispone a emprender en lo que cree que fue Troya. La atracción no tarda en surgir, pero también una densa red de sospechas, recelos y dudas, que ponen de manifiesto las firmes convicciones, más allá de toda evidencia, que se han apoderado de quien es tomado por impecable científico. Así se inicia una novela en la que, tomando como modelo al insigne Heinrich Schlieman y a Sofía Egastromenos, Peter Ackroyd construye una sorprendente historia sentimental, llena de recovecos y giros inesperados, que acaba por convertirse en un remedo del mito fáustico y a plantearnos temas como la fina línea que separa el conocimiento de la impostura o los riesgos que acompañan la búsqueda de la inmortalidad.




Animo a los lectores del blog a recomendar a todos los demás aquellas lecturas que hayan sido de su agrado, ya sea de libros de reciente edición o de publicaciones relativamente antiguas, puesto que hoy, gracias a la red, es posible encontrar casi todo. Para ello, la dirección de correo electrónico del blog está a vuestra total disposición.

Muchas gracias - Ευχαριστώ πολύ



Documentación y enlaces:
casadellibro.com
elcorteingles.es
navlan.es




domingo, 19 de abril de 2009

ΧΡΙΣΤΟΣ ΑΝΕΣΤΗ!


ΧΡΙΣΤΟΣ ΑΝΕΣΤΗ!


ΧΡΟΝΙΑ ΠΟΛΛΑ!





"Χριστός ανέστη εκ νεκρών,
θανάτω θάνατον πατήσας,
και τοις εν τοις μνήμασι,
ζωὴν χαρισάμενος!"


jueves, 16 de abril de 2009

PETROS GAITANOS


Como cada año por estas fechas, la voz de Petros Gaitanos, interpretando los llamados
"Himnos de Pascua", se escucha frecuentemente en emisoras de radio y televisión de toda Grecia. También durante estos días, el cantante (considerado como uno de los mejores intérpretes de música bizantina) ofrece numerosos conciertos en directo tanto en recintos sagrados como profanos.

Petros Gaitanos nació en Drama el 31 de octubre de 1967. Tras muchos años de estudios musicales, se tituló en Música Bizantina y Europea en el Conservatorio Griego de Atenas. Allí tuvo como profesor a Manolis Jatsimarcos, una de las personalidades más respetadas en este tipo de música. Gaitanos realizó su primer trabajo discográfico de la mano de Stamatis Spanudakis, quien compuso para él el disco "Δίλημμα" ("Dilema") que supuso todo un éxito. Siguieron nuevos trabajos en colaboración con compositores de la talla de Yannis Spanos, Jristos Nicolópulos, Arleta, Dionysis Tsakis... y de letristas como Lina Nicolacopulu o Manos Elefzeríu.

Aunque especializado en música bizantina, Gaitanos es también un gran intérprete de temas populares y tradicionales. El rebético y el laikó tampoco faltan en su re
pertorio, que ha llevado a países tan dispares como Estados Unidos, Canadá, Australia, Israel, Gran Bretaña o Turquía.

Hoy, teniendo en consideración que nos hallamos en plena celebración de la Semana Santa ortodoxa, os invito a escuchar a Petros Gaitanos en dos vídeos en los que interpreta Cantos o Himnos de Pascua. Seáis o no creyentes, cerrad los ojos y dejad que os envuelva la voz aterciopelada y llena de matices de este ruiseñor de Macedonia.





Petros Gaitanos
Ώδες Αγγέλων / Odas de los Ángeles
Templo de Santa Sofía (Tesalónica)



Petros Gaitanos
Στους Άγιους Τόπους / En los Santos Lugares



Sitio oficial de Petros Gaitanos


domingo, 12 de abril de 2009

LOS TESOROS DEL MONTE ATHOS, EN PARÍS


Casi coincidiendo con la entrada que le dedicamos a Fotis Kóntoglu, el artista que recuperó la tradición artística bizantina para la Grecia moderna, se inauguraba en París una excepcional exposición de arte bizantino: "El Monte Athos y el Imperio Bizantino: Tesoros de la Montaña Santa". La muestra la integran 183 obras que nu
nca antes habían salido de Grecia y, muchas de ellas, tampoco habían abandonado jamás el Monte Athos.

La importancia que Grecia otorga a esta exposición se refleja en que en la inauguración de la muestra se dieron cita el primer ministro griego, Costas Caramanlís; la ministra griega de Asuntos Exteriores, Dora Bakoyannis;
el Pariarca Ecuménico, Bartholomeos I, y el alcalde de la capital francesa, Bertrand Delanoë.


Las piezas que componen esta retrospectiva son, todas ellas, muy difíciles de ver, en particular por las mujeres, quienes tienen absolutamente prohibido el acceso al Monte Athos. Los hombres, por su parte, necesitan un visado especial que demuestre su condición de peregrinos o de científicos.


Los manuscritos, miniaturas, iconos, pinturas y objetos litúrgicos reunidos en esta exposición, proceden de nueve de los veinte monasterios ortodoxos del Monte Athos. Donadas por los emperadores de Bizancio o creadas por los monjes, las obras, hechas de materiales preciosos -sedas bordadas de oro, madera finamente tallada, cálices de jaspe y de plata dorada-, son otras tantas muestras del estilo bizantino.


En el centro de la exposición, una sala sonorizada con cantos del Monte Athos evoca el interior de un monasterio. Un iconoclastio (elemento de separación entre la nave y el santuario) ha sido reconstituido con puertas que representan a la Virgen y frisos evocadores de la vida de Jesús. Objetos de culto antes de ser obras de arte, numerosos iconos medievales pueden ser admirados, entre ellos un San Jorge y un San Demetrio, patrón de Tesalónica. Con un fondo dorado, que simboliza el mundo inmaterial, los dos santos guerreros son representados en su juventud y con un aire melancólico característico de la iconografía de principios del siglo XIV.

Junto a documentos firmados por los emperadores bizantinos, pueden admirarse manuscritos con bellas iluminaciones, entre los que destaca un evangeliario de 1340, regalado al monasterio de Vatopediu por el emperador Juan VI Cantacuceno. Una iluminación con fondo dorado representa un santo copista vestido con una túnica drapeada de azul intenso, junto a sus herra
mientas de trabajo, cuchilla tinta y pluma.


Si estáis en París o tenéis pensado visitar la capital francesa en los próximos meses, no os perdáis esta exposición única e irrepetible.

"El Monte Athos y el Imperio Bizantino:
Tesoros de la Montaña Santa"
Musée des Beaux-Arts de la Ville de Paris
Av. Winston
Churchill - 75008 Paris
del 10 de abril al 5 de julio de 2009
(Metro: líneas 1 y 13)


Documentación y enlaces:
lavanguardia.es
kathimerini.gr
el Monte Athos


Monasterio Zografou (Monte Athos)


¡Feliz Pascua!


miércoles, 8 de abril de 2009

FOTIS KÓNTOGLU

Fotis Kóntoglu -"Autorretrato"

Fotis Kóntoglu fue, sin ningún género de dudas, el artífice del renacimiento de la tradición artística bizantina en la Grecia moderna. Está considerado como el padre de la llamada Generación de los 30, compuesta por un grupo de artistas que se dedicaron a buscar y a recuperar el espíritu griego en su arte a través del regreso a sus raíces culturales bizantinas.

Nacido en Aivali (Asia Menor) en 1895, perdió a su padre cuando apenas había cumplido su primer año de edad. Creció bajó el cuidado del hermano de su madre, un monje del Monasterio de Santa Paraskeví. Con tan sólo diez años, el pequeño Fotis ya da muestras de un gran talento tanto en las artes plásticas como en la escritura. En la Escuela de Secundaria de Aivali publica, junto a otros dos compañeros, una revista cultural con el título de "Melissa" que él mismo se encarga de ilustrar.


"Guerreros de la Guerra de la Independencia", 1948

En 1913, comienza sus estudios en la Escuela de Bellas Artes de Atenas. Sin embargo, tras el estallido de la Primera Guerra Mundial, su familia se ve incapaz de seguir pagándole los estudios y el joven Fotis se ve obligado a buscar trabajo. Encuentra un empleo como ayudante en un estudio fotográfico al tiempo que comienza a diseñar escenarios teatrales.

En 1915, interrumpe sus estudios en Atenas y decide visitar países como Francia, España , Portugal y Angola. Tras su largo viaje, regresará a Francia, donde trabajará, en un principio, como empleado en una fábrica de municiones. Más tarde se establece en París y comienza a colaborar con la revista "Illustration". Pronto será bien conocido en los círculos artísticos e incluso recibirá un premio por su trabajo como ilustrador del libro de Knut Hamsoun "El Hambre". También escribe en aquella época su primera obra literaria con el título de "Pedro Casas", basada en la vida de un pirata español.


"El valle de las lágrimas"

Finalizada la guerra, en 1919 Kóntoglu regresa a su ciudad natal donde da clases de francés y de Bellas Artes en la escuela local. Tras la derrota griega en la campaña de Asia Menor, en 1922, los griegos de aquellas tierras se ven obligados a marchar a Grecia como refugiados. Kóntoglu es uno de ellos. Llega primero a Mitilene y, desde allí, viajará a Atenas, donde se establecerá definitivamente. El pintor lleva consigo la amargura de haber tenido que abandonar para siempre la tierra de sus antepasados, pero atesora también el orgullo y la voluntad de trabajar por el renacimiento de la tradición artística bizantina frente a las tendencias estéticas de la Europa Occidental que entonces imperaban en Grecia. Kóntoglu, el artista, el diseñador, el ilustrador, el pintor de iconos, el escritor, tendrá como principal propósito unir la Grecia Antigua y la Grecia Moderna a través de la recuperación del arte bizantino y de la fe cristiana ortodoxa. En 1926, Fotis Kóntoglu contrae matrimonio con María Jatzikampuri, también natural de Aivali. Del matrimonio nacerá una hija: Despo.

"Despo", la hija del artista

El pintor colabora con las revistas "Elliniká Grámmata" y "Nea Estía" a la vez que continúa diseñando escenarios teatrales y escribiendo si interrupción gran cantidad de ensayos literarios. Entre 1931 y 1932 trabaja en el Museo Bizantino de Atenas. Construye también su casa, donde dos de sus más destacados alumnos, Yannis Tsarujis y Nikos Engonopulos, decoran con frescos algunas de las estancias de la vivienda. En 1933 viaja a Egipto para organizar, a petición del Gobierno de El Cairo, el Museo Copto. En 1935, de nuevo en Grecia, se encarga de la restauración de los frescos de Mystras, mientras que durante el período 1938-1939 pinta los frescos del Ayuntamiento de Atenas.

"Las doce ciudades de Jonia" (detalle), 1937
(
Fresco en el Ayuntamiento de Atenas)

Durante la II Guerra Mundial, Kóntoglu pasa por graves dificultades económicas que le obligarán a vender su casa (un auténtico museo de pinturas al fresco), pierde a su hermana y su esposa se enfrenta a graves problemas de salud. El pintor encuentra alivio y consuelo en la fe ortodoxa, que tan profundamente había cultivado durante su niñez en el monasterio de Aivali, de tal manera que a partir de ese momento se dedicará exclusivamente a la pintura religiosa de iconos, templos y capillas , principalmente en Atenas, como la Kapnikarea, en el mismo centro de la capital; San Andrés, en Patisia; San Jorge, en Kypseli. Entre las capillas destacan las de la Familia Zaimis, en Río; la de la familia Pesmatzoglou, en Kifisia; la de los Gulandris, en Ekali; La del Policlínico de Atenas o la de Santa Bárbara en Egaleo.

"La familia del artista" (detalle), 1932
(Fresco de la casa de Fotis Kóntoglu)


Aconsejo vivamente la contemplación de los frescos con los que el pintor, ayudado por Tsarujis y Engonópulos, decoró su propia casa. Los frescos se encuentran en la Pinacoteca Nacional de Atenas.

Recibió innumerables premios, entre los que destacaremos el de la Academia de Atenas, en 1961, y el "Primer premio de la Literatura y las Artes", también otorgado por la misma institución. Fotis Kóntoglu falleció el 13 de julio de 1965, en el hospital "Evangelismós" de Atenas, debido a una infección post operatoria tras sufrir un accidente automovilístico.


"Los Arcángeles Miguel y Gabriel"



Enlaces y documentación:

Programa monográfico (en griego) sobre Fotis Kóntoglu del archivo audiovisual de la ERT, aquí.

"Pintores griegos del s.xx" (Ed. Melissa)
"Catálogo de la Pinacoteca Nacional de Atenas" (Fundación S. Niarjos)



domingo, 5 de abril de 2009

GRECIA EN EUROVISIÓN: 1993


Continuamos analizando las participaciones griegas en el Concurso de la Canción de Eurovisión y llegamos al año 1993. Dado el excelente quinto puesto conseguido en la edición anterior con una canción que combinaba a la perfección tradición y modernidad, la ERT decidió seguir por el mismo camino y eligió un tema rítmi
co y de fuerte influencia oriental: "Ελλάδα, χώρα του φωτός" ("Grecia, país de la luz"). Vaya la entrada de hoy dedicada a mi buen amigo Danielo, ferviente admirador de la cultura helénica y el mejor cronista eurovisivo del mundo. Dani se nos marcha al Perú dentro de unas pocas horas y para bastante tiempo. A Dani y a mí nos une el gusto y, por qué no decirlo, la nostalgia por las canciones griegas de la década de los 90. Eran canciones que siempre concedían un espacio a la música y a los ritmos tradicionales y, sobre todo, ¡estaban cantadas en griego! Καλό ταξίδι, Ντάνι!


La preselección
La Radiotelevisión griega optó, por segundo año consecutivo, por una preselección a puerta cerrada a la que se presentaron un total de 73 canciones. Sólo se anunció el nombre de la canción ganadora: "Grecia, país de la luz", con letra y música de Dimoszenis Stringlís. La ERT, sin embargo, decidió que no fuese Dimoszenis -también cantante- quien interpretase la canción en el festival y propuso que fuese una intérprete femenina. Entre los nombres propuestos estaban los de Alexia, Sofía Arvaniti, Constantina y Keti Garbí. Finalmente, fue esta última la cantante seleccionada para acudir a Millstreet (Irlanda). Hay que señalar que Keti Garbí dijo "no"en un principio, y sólo tras escuchar la canción en varias ocasiones accedió a encabezar la delegación helénica.
A pesar de que no se hizo público ninguno de los nombres de los cantantes que participaron en la preselección, más tarde se supo que entre quienes intentaron acudir a Eurovisión aquel año estaban Mandó (quien representaría a Grecia en el festival diez años después) y Sakis Ruvás (que acudió a Eurovisión en 2004 y volverá a hacerlo dentro de poco más de un mes con la canción "This is our night").


"Grecia, país de la luz" - videoclip promocional


El videoclip

El videoclip promocional de la canción griega se rodó en la isla de Hydra por decisión de la compañía discográfica de la cantante. Sin embargo, Giorgos Dampasis, el realizador, insitió en que el vídeo fuese grabado en la isla de Andros -su lugar de origen-, creando así un conflicto entre la discográfica y la televisión pública. Finalmente, la ERT amenazó con ofrecer el rodaje a otro realizador y, a última hora, el vídeo se rodó en Hydra. No obstante, Dampasis obtuvo el compromiso de la ERT de grabar el vídeo de Eurovisión del año próximo en Andros, como así sucedió. Dicen que "el que resiste, gana", ¿o no?


El Festival
El Festival de Eurovisión de 1993 se celebró en la localidad irlandesa de Millstreet, en el condado de Cork, el 15 de mayo. El lugar elegido fue el Green Glens Arena y la presentación estuvo a cargo de Fionnuala Sweeney. Participaron 25 países, registrándose la incorporación al concurso de Croacia, Eslovenia y Bosnia-Herzegovina. Mónaco estuvo ausente por décimocuarto año consecutivo, mientras que a Yugoslavia (o más bien lo que entonces quedaba de ella) se le negó el derecho a participar debido a las guerras que tenían lugar en su territorio.



La actuación griega
Keti Garbí apareció sobre el escenario de Millstreet en sexto lugar, justo después de la representación danesa y precediendo al tema presentado por Bélgica. Junto a ella, sobre el escenario estaban Ilías Ajaldotis (batería), Orestis Plakidis (sintetizador/bajo), Stelios Zajaríu (percusión) Nikos Tersís (teclados) y Victoria Jalkiti (segunda voz). Nuevamente, el veterano director Jaris Andreadis acertó con los arreglos orquestales. Keti lució un modelo de inspiración greco-egipcia, en azul turquesa, que combinaba a la perfección con sus impresionantes ojos. El vestido -creación de la diseñadora Sília Krizarioti- es, todavía hoy, uno de los más originales que han desfilado por los escenarios eurovisivos. Keti Garbí demostró un absoluto dominio de las cámaras y con su peculiar voz y sus sensuales movimientos consiguió para Grecia 64 puntos y un noveno puesto en la clasificación final. Un buen lugar si tenemos en cuenta que participaban 25 países y que quedaron detrás muchos países de gran tradición eurovisiva. Para Keti comenzó entonces una brillante carrera musical de éxitos ininterrumpidos hasta el día de hoy.

La anécdota
Keti Garbí dejó perplejos a presentes y televidentes con el atrevido vestido que lució en el escenario irlandés. Contemplando la hechura de su traje, comenzó entre prensa y público la discusión de si la cantante griega llevaba o no ropa interior. Un tema que, hasta hoy mismo, es el secreto mejor guardado de Keti. ¿Alguien se atreve a opinar?


video
Keti Garbí (Grecia - Eurovisión 1993)


"Ελλάδα χώρα του φωτός"
Στίχοι/Μουσική: Δημοσθένης

Ελλάδα χώρα του φωτός
του κόσμου αρχή και γυρισμός
τόπος που διάλεξε ο θεός
κάτι τρέχει, πέρα βρέχει
έρχεται δύσκολος καιρός
και σου φωνάζει ο ουρανός
κάτσε σκέψου, λογικέψου.

Τη μια μας παίζουν ροκ, την άλλη τσιφτετέλι
παιδιά του Πλάτωνα και του Αριστοτέλη
μας ξεγελάνε με σεκλέτι και μεράκι
πνεύμα αθάνατο, σε τρώει το σαράκι.

Ελλάδα, χώρα του φωτός
πολεμιστής ειρηνικός
κάνε άλλο ένα βήμα μπρος
για προχώρα, ήρθε η ώρα
είσαι του κόσμου το κρασί
κι ας μην το ξέρεις ούτε εσύ
κάτσε βρες τα, και έβγα πες τα.

Τη μια μας παίζουν ροκ, την άλλη τσιφτετέλι...



"Grecia, país de la luz"
Letra/Música: Dimoszenis

Grecia, país de la luz
Principio del mundo y regreso
Lugar que Dios eligió
Algo pasa, ¡como si lloviera!
Viene un tiempo difícil
Y el cielo te grita
Piensa, razona.

Unas veces nos tocan rock, otras tsifteteli
Hijos de Platón y de Aristóteles
Nos engañan con tristezas y anhelos
Espíritu inmortal, te concome la pena.

Grecia, país de la luz
Pacífico guerrero
Da otro paso adelante
Vamos, avanza. Llegó la hora
Eres el vino del mundo
Aunque ni tú lo sepas
Siéntate a buscarlo, sal a decirlo.

Unas veces nos tocan rock, otras tsifteteli...